Magick, un espacio cultural que apoya productos naturales de Bolivia

Foto: Carlos Barrios
El frontis del Pub Magick en Sopocachi.

Alison Pino y Stephan Gamillscheng son propietarios de Magick, un espacio cultural que nació en octubre de 2014. El espacio cultural - gourmet está ubicado en la zona de Sopocachi e impulsa el consumo de productos nacionales, naturales, orgánicos y artesanales. Por otra parte también ayuda a artistas independientes a realizar sus espectáculos dentro de su infraestructura.

"La comida que se ofrece en Magick es de cocimiento lento y  de contenido balanceado para nutrirse y consumir lo necesario para poder rendir en el día”.

"Hay una variedad de ofertas para todas las edades, en todos los momentos y para todos los gustos”, Alison PIno, propietaria de Magick.. 

¿Cuál fue la iniciativa para hacer un boliche diferente? 
La iniciativa empezó el año 2014 porque quisimos armar, junto a mi esposo, un espacio cultural donde podamos impulsar productos nacionales, orgánicos y artesanales.
Nuestro punto de partida fueron los productos nacionales, Magick trabaja con este tipo de productos en su mayoría para la elaboración de platos o bebidas. Luego vimos que se podía hacer algo más artístico, con decoración, habilitamos una sala de eventos culturales independientes.

¿Por qué el lugar y la decoración?
Nosotros elegimos estar en Sopocachi porque es una zona representativa de la cultura y del movimiento bohemio en el Municipio de La Paz, la casa tiene 60 años, de acuerdo con su arquitectura. La decoración tiene que ver con elementos reciclados, lámparas, muebles, etc.
Hemos tenido el apoyo de varios artistas que colaboraron en el pintado de murales, se ha utilizado elementos andinos y otros elementos de segunda mano para darle un ambiente urbano contemporáneo y vintage antiguo: una sinergia especial.

¿Qué productos impulsa magick? 
Tenemos productos como el café “Takesi”, que viene desde Caranavi, lo compramos en grano por razones de calidad porque mantienen los aromas y sabores, lo molemos y lo preparamos para llevarlo a la mesa de los clientes; el té, los mates son productos naturales que los adquirimos en mercados populares; la flor de Jamaica, el cacao, la cañahua los usamos en productos de nuestro menú. También ofrecemos vinos de la bodega de Aranjuez, Campos de Solana, todos son de Tarija. 

¿Y en el tema cultural? 
Contamos con un salón que tiene una pequeña tarima para presentar  eventos culturales que se realizan, como canto, baile, conciertos, presentaciones de libros y todo lo que tenga que ver con las artes independientes.
Los artistas que apoyamos tiene un lineamiento propio de lo que ellos quieren mostrar, en el marco del buen trato y buenas costumbres, ellos tienen la libertad de expresar su arte en el espacio que les ofrecemos, nosotros no los patrocinamos.
Tenemos un concepto claro en cuanto a los productos con los que trabajamos, entonces no impulsamos a firmas grandes o industriales.

¿Un lugar sin restricciones? 
La clientela es variada, depende mucho de los eventos que presentamos en Magick, es un lugar incluyente. Hay personas extranjeras como nacionales y muchas veces vienen personas de la tercera edad o jóvenes para consumir algo.

¿Cuál es el principal motivador? 
La pasión viene de las ganas de los jóvenes de mostrar su arte. El personal es muy joven, hay mucha entrega, muchas ganas de mostrar, producir y compartir arte. El éxito de tener un espacio incluyente como Magick son las personas que lo integran y que trabajan por sus pasiones.