Donato Espinoza se presenta hoy en La Paz y expone sus proyectos

Archivo
Donato Espinoza posa con su charango.

Por: Diego Ponce de León M.

Desde colegio (ocho años), pero más seriamente en 1984, Donato Espinoza se dedicó a la música. Él, siendo potosino, representó a La Paz en el Primer Festival del Charango, en Aiquile, y ganó su primer reconocimiento, ése fue el puntapié que lo llevó adelante para incurrir en una destacada carrera musical.

"Yo soy boliviano —¡pero bien boliviano!— porque uno aprende a valorar su país, música y cultura desde afuera”, Espinoza.

“Aquí en el estudio grabamos a bandas que tocan todo tipo de géneros, y los músicos siempre me invitan a tocar con ellos, al menos un temita”.

¿Qué vas a presentar hoy? 
Hoy daremos un concierto a las 20.00, en el teatro Nuna, como una serenata a Bolivia. La primera parte estará dedicada a los temas de The Beatles, que tienen una mezcla de los ritmos bossa nova, rock, balada, jazz; y la segunda parte estará con temas míos, de música nacional.
Yo me considero un boliviano —¡pero bien boliviano!—, porque uno aprende afuera a valorar más a su país, su cultura, su música, es cuando más representación haces de tu lugar de origen. Para mí, el 6 de agosto significa muchas cosas. No muchas veces he pasado los 6 de agosto aquí, por eso voy a presentar este concierto.

¿En qué estás trabajando ahora?
Son dos discos los que vamos a sacar este año, el problema es que yo, de los charanguistas, he sido el más flojo en hacer discografía, pese a que tenemos el estudio y la infraestructura, pero no el tiempo adecuado, debo tener máximo cinco discos. Por eso, este año nos vamos a dedicar a producir al menos dos discos por año. Uno es de pura cuecas, de guitarra, violín, chelo, viola y charango, con un marco nuevo y diferente, lo pensamos presentar en octubre o noviembre. El otro disco es un poco más romántico, de puros boleros instrumentales, de los más conocidos porque es lo que me pide la gente y estará listo para diciembre o enero en 2017.

¿Qué giras realizaste este año? 
Una gira que hicimos en Japón con Takamasa Segi, un gran amigo y músico japonés que toca zampoña y quena, duró 15 días y fueron ocho presentaciones. Al retorno realizamos otra gira en Brasil junto a dos grandes amigos, Edwin Castellanos y Óscar Castro, en cuatro presentaciones. 

¿Dónde te gusta pasar el rato? 
Hace años era bastante bolichero, tertuliano sopocachence, iba a Thelonious, al ‘Equi’ y otros boliches de la zona Sur, pero ahora soy más hogareño, hoy compongo más y realizo producciones audiovisuales. Recuerdo que antes iba al Socabón, un punto de encuentro en el que nos juntábamos con el Grillo, los Coda 3 o Manuel Monroy Chazarreta, y nos íbamos de boliche en boliche.
Con mi familia nos escapamos mucho a comer al lago Titicaca porque nos gusta el pescado, soy de las personas que les gusta probar algo nuevo, entonces siempre estoy visitando nuevos lugares.

¿Una anécdota memorable? 
El Festival de Cosquín, en Argentina, en 1985, fue una oportunidad que se presentó, y en representación de Bolivia fuimos una delegación de 15 personas. Por decisión unánime tuve que abrir yo el espectáculo de Bolivia. Era muy joven, aún no tenía el charango electroacústico. Recuerdo que estaba solito con mi ponchito y mi instrumento; cuando se abrió el telón había 30 mil personas, fue algo impresionante, había compuesto una canción instrumental, no podía creer que tanta gente me estaba escuchando, sin acompañamiento ni nada fue tan fuerte… y pensé: “Ay caray, ahora sí tengo que dedicarme a hacer las cosas bien”.

Comentarios

El concierto se realizará hoy, viernes 5 en el Teatro Nuna a partir de las 20.00.