El cine boliviano: de la A a la Z

Claudio Sánchez (*)

A: vitamina A. También conocida como retinol, entre otras propiedades ayuda a la retina y por consiguiente a la mejor visión, especialmente ante la tenue luz.
Agazzi, Paolo: director de cine. Nacido en Italia en 1946 radica en Bolivia desde 1976, año en el que comenzó a trabajar con Antonio Eguino en la productora Ukamau. 
En 1982 estrenó su primer largometraje: Mi socio. Road movie que articula el país en un viaje desde Santa Cruz a La Paz el cual encuentra en sus protagonistas Don Vito (David Santalla) y Brillo (Gerardo Suárez) una de las mejores parejas del cine boliviano. 
Los largometrajes de este director son: Los hermanos Cartagena (1985), libre adaptación de la novela Hijo de opa de Gaby Vallejo, El día que murió el silencio (1996), El atraco (2004), Sena Quina, la inmortalidad del cangrejo (2005) y el documental Corazón de dragón (2015).
Amargo mar: dirigida por Antonio Eguino y estrenada en 1984 es la película histórica más polémica y arriesgada del cine nacional. Una visión sobre la Guerra del Pacífico que se convierte también en una “interpelación histórica-política” como resultado de una investigación sin precedentes sobre ciertos detalles de episodios importantes para el desarrollo de la contienda. 
Ascensor El: Tomás Bascopé sorprende en 2009 con una de las mejores películas de la última década, protagonizada por Pablo Fernández, Jorge Arturo Lora y Alejandro Molina. Esta historia se desarrolla durante un carnaval al interior de un ascensor en el que se encuentran los asaltantes y la víctima, fue una radiografía de la sociedad cruceña de ese tiempo. El largometraje alcanzó el reconocimiento de la crítica y del público en el país, y es el referente del cine cruceño contemporáneo.

(*) Crítico de cine y encargado de la difusión en la Cinemateca Boliviana.