El Jefe de Estado apadrina a cuatrillizos en Yacuiba

Un sacerdote imparte el sacramento del bautismo a uno de los ahijados del Presidente.
:José Lirauze

Gabriela Ramos / Cambio
La familia Lara Velásquez aprovechó la llegada del presidente Evo Morales a Yacuiba, Tarija, a invitación de sectores ganaderos de ese municipio, para solicitarle que sea padrino de una niña y tres niños, los cuatrillizos de la familia, pedido que el mandatario aceptó gustoso.
El Presidente asistió a la ceremonia de bautismo, oficiada en el regimiento Aroma III de Caballería, asentado en la ciudad tarijeña. Los papás de los bebés, José María Lara y María Esther Velásquez, hicieron bautizar a los infantes.
En el acto religioso también participaron autoridades municipales de Yacuiba.
Éste es el segundo grupo de cuatrillizos que Morales apadrina, los primeros fueron tres niñas y un varón, nacidos en Cochabamba, en el seno de una familia modesta, en 2015.
En febrero de 2012, Morales hizo bautizar al bebé Juan Marches Gil Cayuva, que nació en plena marcha de indígenas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), que demandaban la construcción de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.
En abril de 2015, Miguel Pillco y Mónica Quispe le solicitaron al Jefe de Estado que apadrine a sus trillizos, dos niñas y un niño, nacidos en Potosí.
Pese a su apretada agenda, el Presidente también ofició como padrino de rutucha (una tradición andina donde una persona realiza el primer corte de cabello a un bebé) de una niña alteña, llamada Dayser Yandira.
La tradición andina indica que el padrino debe obsequiar algo de dinero a los padres del bebé, rito que Morales respetó de acuerdo a las costumbres andinas.