Bombardeo en Siria deja más de 60 muertos

AFP

Más de 60 civiles mu­rieron ayer en bom­bardeos en la pro­vincia siria de Idleb (noroeste) y en la ciu­dad de Alepo (norte), según el Ob­servatorio Sirio de Derechos Huma­nos (OSDH).

Este recrudecimiento de la vio­lencia tuvo lugar horas antes del término de una tregua de 72 horas, previsto en la medianoche.

Damasco decretó el cese al fue­go, que no incluía a los grupos yi­hadistas, con motivo de los feste­jos al término del mes de ayuno del ramadán.

Al menos 34 civiles murieron, entre ellos varios menores, y 200 resultaron heridos por bombardeos de los rebeldes contra los barrios del oeste [de Alepo] controlados por el régimen, indicó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

La agencia de prensa oficial Sana informó por su parte de 23 muertos y 140 heridos “por disparos de cohe­tes de grupos terroristas que viola­ron la tregua”.

Alepo, dividida desde julio de 2012 en sectores rebeldes (este) y barrios progubernamentales (oeste), es una de las plazas estratégicas del conflicto.

También en Alepo, seis civiles, entre ellos tres niños, perdieron la vida en los ataques aéreos del régi­men contra un barrio controlado por los rebeldes y la carretera de Castello, precisó el OSDH.

“Estos bombardeos violentos de los rebeldes son una respuesta al avance de las fuerzas del régimen hacia la carretera de Castello”, seña­ló Abdel Rahman.

El ejército consiguió apoderarse el jueves de una posición rebelde si­tuada a un kilómetro de esta carre­tera, cortando en la práctica la últi­ma ruta de abastecimiento para los barrios rebeldes en el este de Alepo.

Las fuerzas del régimen pueden a partir de ahora vigilar o disparar contra cualquier vehículo o perso­na que tome esta carretera hacia los barrios rebeldes de Alepo, don­de viven 200.000 habitantes, se­gún el OSDH.