La picardía popular

Ramón Rocha M.
Tapa del libro del autor

Por Ojo de Vidrio
Picardía viene de ‘picar’, hacer daño sin matar, lo cual tiene una connotación sexual. Esto lo dice Octavio
Paz en un estudio inolvidable llamado Conjunciones y disyunciones.Ocurre que Paz comenzó el prólogo de la Picardía Mexicana, de Alfredo Jiménez,y le salió uno de sus ensayos más importantes.
Por él sabemos que la identidad de cada región se forja en la picardía popular,no así en la clase media alta urbana, o
peor, en la burguesía, las cuales tratan de “distinguirse” del común y parecerse a los cánones de occidente.
El núcleo de pitucos vive en urbanizaciones cerradas, no gusta de meterse con los vecinos, tiene un grupo exclusivo de familiares y amigos con los cuales hace fiestas,lleva y recoge a sus hijos al colegio en carros
último modelo, mejor si con vidrios raybanizados,y los fines de semana hace un circuito familiar consabido: a los clubes exclusivos, a la práctica del tenis o la equitación, a los restaurantesmás caros. Si sufre un muerto
en la familia, disimula su dolor tras unas gafas oscuras, despide al ser querido en panteones exclusivos, despide el duelo al pie de la tumba, no hace misa de nueve días ni mucho menos un festejo posterior.
En cambio, los sectores populares ríen a mandíbula batiente, lloran a moco tendido,sacan sillas a las calles para charlar
con los vecinos, santifican las fiestas y no se ahorran un bautizo, una confirmación, un matrimonio, un nacimiento o un entierro,porque hacen intensa vida social. De ahí nacenlas expresiones más afortunadas de la
identidad nacional.
APODOS, COPLAS, DICHOS Y REFRANES
Un sector característico es el de los apodos,que abundan en nombres de animalescuando el apodo es pituco (el Gato, el Ratón,el Perro, el Buitre, el Loro), pero es elcolmo del ingenio cuando es popular (la Lajra Bacinica, la Siete Lunares, la Llanta Baja,el Senka, el Joñichi, el Chiclán, el Atatau Muelas, la Rompe Pistola, las Ñawilas, elMast’aku, las Penas). Un amigo me dijo que en Tarata había reunido 170 apodos y no sabía qué hacer con ellos. Le urgí editarlos porque
eso no se puede perder.Pasa lo mismo con las coplas, que los pitucoslas desdeñan, pero están en la boca popular: Palomita uno /palomita dos /cuándo dormiremos/ k’alitas los dos. A esa palomita / le quisiera dar / tunas con cuajada /
pa’verla pujar.
Dichos y refranes hay muchos en todas las familias, pero antes no había 
una copla: Yerbabuena, yerbabuena, kan nokawaj cosa buena. Y entonces salió algo que contrastaba con ese
canto fúnebre que nos enseñabanlos curas y que se llama Tantum ergo: Tantum ergo sacramentum / venererum
cernui / et antiquum documentum / novo cedatrituí. Terminé de cantar y tuve que chuparme una expulsión
de una semana.
En Cuba me elogiaron por ser un consumado repentista,y no sabían que simplemente cantaba nuestros octosílabos más consabidoscon música caribeña:Memoria de Chinahuata /un pueblito pobretón / donde venden pichicata / pa’ que
flote la nación.Estas picardías nos definen como pueblo y son irrepetibles.
Por ellas sabemos que la picardía mexicana no es lo mismo que la colombiana o la boliviana, y que ésta difiere de una región a otra,pues no es lo mismo el humorcamba, tan rico en expresiones felices, como elhumor chapaco, tan risueño,
o el humor sucrense, tan ácido y hasta sarcástico o elhumor cochabambino, quizá más amable,pero también malicioso.
MECANISMO NO ESTUDIADODEL CHISTE
Hay un libro inigualable de Sigmund Freud que titula El chiste y su relación con el inconsciente,donde estudia el mecanismo de los chistes como liberación del principio del placer del inconsciente.
Pues bien, hay un mecanismo no registrado por el humor de don Sigmund: es el encuentro de un idioma criollo y uno europeo,como yanky llokhalla, yana gringo, dólar siki.
Si alguien lo dice lo festejamos, pero nosotritos nomás, porque un gringo, sea americano o europeo,
no entenderá dicho mecanismo. Este es el encuentro feliz del quechuañol o del aymarañol
para iniciar una anécdota en castellano y terminarla diciendo la picardía en quechua o
en aymara. Lo mismo seguramente ocurre con el guaraní, el guarayo o los 36 idiomas reconocidos
por nuestra Constitución.
MEMORIAS DEL TORNILLO
Una experiencia personal me impuso la obligación de escribir Memorias del Tornillo.Resulta que un ciudadano se me acerca y me saluda: Hola, Alfredito. Seguramente me confundía con mi carnal Alfredo Medrano, que murió el 2004, y entonces me pregunta qué había sabido del Ojo de Vidrio. Le dije que se había muerto. Me miró consternado y comentó: También mucho le echaba, no? Bueno, Alfredito, nos vemos. Pensé que los cables de la memoria se estaban chipando y que urgía rescatar ese reservorio del buen humor que había sido el Tornillo, un pequeño boliche sin letrero donde nos reuníamos
en un grupo heterogéneo para disfrutar de la deliciosa comida de doña Amalia Cortéz de Delgadillo, casada con don Armando Delgadillo,crack de la selección nacional y profesor normalista graduado en Sucre.
Allá pude rescatar una visita de Alfredo Jiménez a La Paz, traído al país por Editorial
Diana y perdido en el laberinto de una feria del libro. No podía creerlo, un hombre
que había vendido creo que 18 millones de ejemplares, que mereció prólogos de 3 premios
Nobel como Octavio Paz, Camilo José cela y García Márquez, además de Alfonso Reyes, estaba allí en La Paz, ignorado
por todos. Me lo traje a Cochabamba y aquí fundamos la Academia de la Picardía
Boliviana, que tuvo como Presidente a Alfredo Medrano y como secretario ejecutivo a este servidor. La posesión se
efectuó en una memorable tarde en Los Cantaritos II, a la cual asistió el maestro,
que la naturaleza lo llene de nuestras bendiciones.
En esta feria del libro de Cochabamba presentaremos una edición más grande de las Memorias del Tornillo por
cortesía del Grupo Editorial Kipus,pues la edición original se la debo al entonces alcalde Edwin Castellanos,
y fue incorporada a una carpeta conmemorativa del 15 de agosto,la fundación de Cochabamba. Normalmente
esas carpetas tienen memorias o anuarios administrativos,pero ésta tenía La Picardía en Cochabamba.
Memorias del Tornillo, es el libro que vamos a presentar en la feria del libro
de nuestra ciudad en octubre de este año.