El objetivo es “acabar con la invasión y defender el derecho de los pueblos”

Archivo
El embajador Sacha llorenti.

La elección de Bolivia como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es una muestra de que la diplomacia boliviana “está viviendo su mejor momento”, refirió el embajador boliviano en ese organismo internacional, Sacha Llorenti, quien accedió a conversar con Democracia Directa y expresar su criterio. 
En la sesión del 28 de junio, Bolivia logró el respaldo de 183 países de los 193 Estados miembros de esa organización, no hubo votos en contra. 
De acuerdo con los antecedentes, Bolivia regresa al Consejo de Seguridad de la ONU después del bienio 1964-1965 y de ser miembro no permanente en el período 1978-1979. 
En diálogo desde Nueva York, Llorenti mencionó dos temas que serán de importancia para Bolivia y serán tratados la próxima gestión, cuando desde el 1 de enero de 2017 ocupe su espacio en el Consejo de Seguridad: la paz entre la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el Gobierno colombiano, y los 50 años de la ocupación israelí en territorio Palestino. 

Embajador, ¿cómo vivió la sesión en la cual Bolivia fue elegida como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas? 
Considero que ha sido una jornada histórica para la diplomacia boliviana, no solamente porque Bolivia ha sido electa para el Consejo de Seguridad, sino porque la votación que ha recibido el apoyo de 183 Estados es una prueba clara, una señal contundente: primero, del apoyo que tiene Bolivia; segundo, el liderazgo del presidente Evo Morales, y tercero, el reflejo de las políticas exitosas que se llevan adelante en nuestro país. Creo que tiene una relación directa con el liderazgo que en distintos foros, distintos temas que ha encarado, como hace poco llevó adelante la reunión del G77, y hemos dado un salto cualitativo porque es el resultado, ya que 183 países han apoyado a Bolivia. Una significación extraordinaria que implica un desafío muy grande para el país. 

Usted manifestaba que Venezuela había culminado con el ejercicio de ese cargo ¿Nos puede explicar si Bolivia tuvo que hacer lobby para ser elegido o la designación es por rotación? 
A ver, primero, no es por turno ni es rotación. Bolivia ha sido electa para hacerse cargo, ha sido en una elección del órgano más importante del Sistema de las Naciones Unidas, que es la Asamblea General, y para esa elección hay un requisito, es que cualquier país que sea electo debe tener, por lo menos, dos tercios de apoyo de la membresía, es decir, y reitero, que no es el turno de Bolivia ni es una rotación mecánica, sino que hubo una elección, una decisión. Los países han puesto el nombre de Bolivia en una papeleta y la han depositado en un ánfora a través de un voto secreto. Entonces eso que quede absolutamente claro, no es que esto ha sucedido como cae la lluvia, por alguna ley de la Física, sino que corresponde a un largo trabajo diplomático, al liderazgo del presidente Evo Morales y a los cambios que está viviendo nuestro país. 

Las funciones que va a ejercer serán importantes por la característica de la representación que tendrá Bolivia ¿Nos puede mencionar cuáles serán las principales actividades que va a cumplir su persona como representante de Bolivia en el Consejo de Seguridad de la ONU? 
El trabajo va a empezar el 1 de enero del próximo año, la gestión va a durar dos años. La agenda del Consejo de Seguridad es una agenda amplia, hay temas de varios conflictos que se viven en distintos lugares del mundo, como África, Medio Oriente, Europa, pero también hay un par de temas de particular importancia para nuestra política exterior. Uno tiene que ver con el acuerdo de paz que se ha firmado entre las FARC y Colombia, es el último conflicto armado que tenemos en la región. El Consejo de Seguridad tiene una resolución adoptada sobre este tema y seguramente a Bolivia le corresponderá alguna responsabilidad para llevar adelante la conclusión definitiva de este conflicto, junto, por supuesto, al Consejo de Seguridad; segundo, está el tema de Palestina, que es una prioridad para la política exterior boliviana, el próximo año se cumplen 50 años de la ocupación israelí en territorio palestino.
En la medida de nuestras posibilidades, vamos a impulsar que se resuelva este tema en el seno del Consejo de Seguridad y luego como decía el señor Presidente, uno de los objetivos centrales es acabar con la invasión, defender el derecho de los pueblos y luchar por la concertación debido a que Bolivia es un Estado pacifista. Sabemos que el mundo es un lugar imperfecto, pero justamente en estos momentos se necesita una voz no condicionada, una voz absolutamente independiente y soberana como la boliviana.

Embajador, muchos observaron que Bolivia criticó, muchas veces, al Consejo de Seguridad de la ONU, pero ahora es parte de ese organismo, ¿cómo entender aquello?
El hecho de que seamos críticos de un lugar no significa que no podamos participar en él. Somos muy críticos, no solamente del Consejo de Seguridad, sino de muchos de los órganos de las Naciones Unidas, pero creemos que logrado el amplio apoyo a Bolivia, de parte de la membrecía (condición de miembro de una entidad), tenemos también una responsabilidad internacional y la sabremos cumplir a lo largo de los dos años.

¿El presidente Evo Morales estará presente el momento en que se haga cargo del lugar que le toque cumplir como miembro no permanente del Consejo de Seguridad? 
No se analizó aún esa posibilidad. Bolivia va a ingresar al consejo a partir del 1 de enero (2017), por dos años, es proba-ble que el Presidente, en Bolivia, analice el mejor momento para hacerlo, o si es oportuno o no.

Desde la perspectiva de Bolivia ¿qué se debiera hacer con los efectos de las guerras, invasiones y los miles de desplazados que existen en estos momentos? 
Bolivia tiene una posición muy clara sobre ese tema, hay que analizar las causas estructurales de las guerras, qué es lo que ha motivado ese tipo de situaciones con efectos tremendos de desastres humanitarios, pero para hablar específicamente algunos temas hay que trabajar un poco, aún Bolivia no ha ingresado totalmente al Consejo de Seguridad, a pesar de que es un miem¬bro electo para este organismo de las Naciones Unidas. 

¿Usted cree que la diplomacia boliviana es respetada en el ámbito mundial? 
Eso creo que es gracias al liderazgo del presidente Evo Morales, lo ha demostrado en distintos foros. Bolivia ha pre-sidido el 2014 el grupo más grande de las Naciones Unidas como es el G77, hemos presidido el Comité de las Naciones Unidas para los procesos de reestructuración de deuda so-berana, hemos fundamentado muchas iniciativas, como el derecho al agua, el Día de la Madre Tierra, los tres principios andinos reconocidos por las Naciones Unidas, los principios para la deuda soberana, nuestra presencia en el Consejo de Derechos Humanos, ahora la Vicepresidencia de los países en Desarrollo Sin Litoral. Una serie de actividades a escala regional, lo que está demostrando que la diplomacia boliviana, sin lugar a dudas, está en su mejor momento de la historia y tiene protagonismo.

Mantener la paz y la seguridad
Conforme a la Carta de las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacional. Cuenta con 15 miembros y cada miembro tiene un voto. De acuerdo con la Carta, todos los miembros de la ONU convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad. Éste es el único órgano de la ONU cuyas decisiones los Estados miembros, conforme a la Carta, están obligados a cumplir. Cuando hay una controversia las partes deben conciliar.

Logros de la diplomacia boliviana
Entre los principales logros de la diplomacia boliviana destacan la aprobación de las Naciones Unidas de la trilogía andina: no seas flojo (ama qhilla) no seas mentiroso (ama llulla) y no seas ladrón (ama suwa) como norma mundial para una gestión pública más eficiente, además de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas, en 2007; el reconocimiento del agua como un derecho fundamental para la vida, en 2012; la decla¬ración del Día Internacional de la Madre Tierra y el establecimiento de sus derechos, en 2009, y la readmisión de Bolivia a la Convención Única de Estupefacientes de la ONU.

En 1996 no se consiguió el espacio
“En 1996, en el gobierno de Sánchez de Lozada, Bolivia candidateó al Consejo de Seguridad. Solo se obtuvieron 73 votos”, recordó el embajador Sacha Llorenti. 
Bolivia asumirá por tercera vez (los anteriores fueron en los períodos 1964-1965, 1978-1979) un espacio en el Consejo de Seguridad, que está integrado por 15 miembros, de los cuales cinco son permanentes (China, Francia, Estados Unidos, Rusia y Reino Unido) y 10 no permanentes (Bolivia, Uruguay, Italia, Etiopía, Kazajistán, Suecia, Senegal, Egipto, Japón, Senegal y Ucrania).

“El mundo reconoce la voz que tiene Bolivia a nivel internacional”
El presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, afirmó que la incorporación del país como miembro no permanente del Consejo de Seguridad es un reconocimiento global de lo que es Bolivia en la actualidad a escala internacional. 
“Creo que es el hecho de que Bolivia tiene una voz propia a nivel internacional. Se escucha a Bolivia, se escucha a nuestro Presidente y es significativo”, declaró. 
Gonzales dijo que quedó atrás la Bolivia que salía a “golpear las puertas a los organismos internacionales” para “pedir limosna o ayuda”. 
Ese error, dijo, ha sido modificado porque en la actualidad el país tiene una voz importante por el avance que ha tenido en los últimos años. 
Ahí están logros a nivel internacional, como la declaratoria del agua como un derecho humano y el éxito que se tiene en el ámbito marítimo. “Creo que la voz de Bolivia ahí se siente, es diferente a la que teníamos hace 10 o 15 años, y eso tiene su correlato en los espacios que gana Bolivia a nivel internacional”. 
Para Gonzales, el papel que juega Bolivia en el ámbito internacional es de mucha satisfacción, más aún en un ámbito delicado donde se ven temas relacionados con la seguridad del planeta. 
“Sin lugar a dudas es una buena palestra para que se hagan importantes propuestas desde Bolivia, pero sin perder de vista que estamos siendo parte de un conglomerado donde se vela por todos los habitantes del planeta”, declaró. 
El martes, en sesión ordinaria de la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 183 representantes eligieron a Bolivia como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de esa organización internacional. Este hecho fue motivo para el reconocimiento que hizo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.