Enfrentamiento de reos causa 49 muertos en cárcel de México

Guardias del penal Topo Chico, en Monterrey.
Foto: AFP

Un enfrentamiento entre dos grupos delictivos rivales causó 49 muertos y 12 heridos en una vieja y sobrepoblada cárcel del noreste de México, un día antes de que el papa Francisco visite el país azotado por la violencia del crimen organizado.
El gobernador del norteño estado Nuevo León, Jaime Rodríguez, informó que el conflicto comenzó cerca de la medianoche del miércoles en el penal de Topo Chico, ubicado en Monterrey, la capital del estado, que alberga a 3.498 reos.
“Tenemos hasta este momento 49 cuerpos que están en el Semefo (Servicio Médico Forense), de los cuales 40 fueron identificados”, dijo Rodríguez el jueves a la cadena Radio Fórmula.
En la mañana, el gobernador había dicho que había 52 muertos y 12 heridos, y descartó que se hubiera producido la fuga de reos durante los disturbios.
En medio de la desesperación por conocer la situación de los internos, cientos de familiares se agolparon fuera del penal gritando y tirando piedras contra policías, mientras que otros intentaban derribar una malla.
Benjamín Torres, quien habló con Reuters antes de entrar a las instalaciones del servicio forense para reclamar el cuerpo de su hijo Edgar, expresó entre lágrimas: “Mi muchacho tenía cinco años de una condena de 14 por riña. Sí decía que había problemas adentro, pero nada muy grave y mucho menos como esto”.
El conflicto comenzó con una disputa entre los grupos liderados por Jorge Iván Hernández Cantú, apodado ‘el Credo’, y Juan Pedro Saldívar, alias ‘el Z27’, dijo el gobernador.
A comienzos de la década, el estado de Nuevo León fue escenario de cruentas batallas entre el antiguo cártel del Golfo y los sanguinarios Zetas, un grupo formado por exmilitares de élite del Ejército que hace años eran parte de la banda narco.
Los grupos enfrentados prendieron fuego a las bodegas de víveres del penal sin afectar las áreas de dormitorio, afirmó.
El incidente es el más reciente de una serie de disturbios mortales en los últimos años en las hacinadas cárceles del país, repletas de reclusos vinculados al crimen organizado.
En 2014, un sangriento choque entre presos de bandas rivales del narcotráfico ocasionó 44 muertos en otro penal de Monterrey, de donde 30 reos del sangriento cártel de Los Zetas aprovecharon para huir en medio de la revuelta.
En 2008, en la fronteriza ciudad de Tijuana, 19 reos murieron y 30 resultaron heridos durante un motín en un penal. En 2013 hubo 13 fallecidos y 65 lesionados en otro violento enfrentamiento entre bandas en una cárcel en el central estado mexicano San Luis Potosí.